Los presidenciables

El libro de Jorge Ramos titulado “Los presidenciables” es un texto sumamente interesante. Contiene entrevistas a los seis espirantes a la presidencia de la republica de los principales partidos políticos (PRI, PAN y PRD) que están mejor posicionados en las encuestas: Enrique Peña Nieto y Manlio Fabio Beltrones del PRI; Santiago Creel Miranda y Josefina Vázquez Mota del PAN; y Marcelo Ebrad Casaubon  y Andrés Manuel López Obrador del PRD. Así como algunas entrevistas a los ex presidentes Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo y Vicente Fox. Y finalmente una entrevista a Felipe Calderón antes de ser presidente.

            Las audaces e incomodas entrevistas de Jorge Ramos nos permiten valorar a cada aspirante presidencial en su justa dimensión, precisamente porque les pregunta aquello que no desean que les pregunten. El método de confrontación con el entrevistado le da una gran credibilidad al reportero pues tal como dice el autor: “en las entrevistas hay que llegar con la actitud de que si yo no hago la pregunta, nadie más la va hacer. Hay que hacer las preguntas incomodas aunque sea la primera y última entrevista, a tener varias en el papel de cómplice”. No tiene empacho en llamar al PRI un partido antidemocrático y de un pasado corrupto, ni cuestionar abiertamente al PAN por 10 años de gobierno sin cristalizar el cambio que esperaban los mexicanos; tampoco por llamar a Andrés Manuel López Obrador un mal perdedor.

            Sobresale la capacidad y experiencia política de Beltrones sobre la menor habilidad de Peña Nieto. Así como la actitud cauta y siempre calculada de este último, sabedor de que sus rivales esperan el más mínimo error para evidenciarlo y provocar su caída de las encuestas, lo que lo hacer ver muy rígido y fabricado, que al mismo tiempo le hace perder espontaneidad y frescura. Sobresale además su desproporcionada inversión en los medio de comunicación para promover su imagen; así como sus relaciones incomodas con Salinas de Gortari y Arturo Montiel. Pero también se nota que Peña Nieto ha evolucionado y parece mejor preparado para afrontar las críticas, prueba de ello es la forma en que respondió a la pregunta sobre las causas de la muerte de su esposa Mónica Pretelini.

            López Obrador sigue peleando el 2006, acusando a Felipe Calderón y al PAN de fraude y de haberle robado la presidencia. En contraste con un Marcelo Ebrad muy activo en la Ciudad de México, concretando obras y proyectos de gran impacto. El tema central en el PRD es la forma en que elegirán su candidato, pues resulta difícil creer que alguno de los dos vaya a ceder. López Obrador confiesa que tienen un pacto y que solo habrá un candidato de las izquierdas, aquel que esté mejor posicionado con base en las encuestas. De respetarse dicho pacto podríamos tener un candidato de coalición entre los partidos de izquierda, muy fortalecido y sumamente competitivo.

            En el PAN pesan las promesas de crecimiento económico, y de generación de empleos que no han sido cumplidas. También se le cuestiona haber abanderado el cambio y no haberlo concretado. Además del desgaste natural que provoca el ejercicio del gobierno. Curiosamente los aspirantes entrevistados no son calderonistas, pero queda la interrogante si finalmente alguno de ellos será el candidato, o surgirá algún otro como Ernesto Cordero o Alonso Lujambio. Sin embargo, Santiago Creel a pesar de que es un gran conocedor de los problemas que ha impedido el desarrollo del país, hay algo que impide creer plenamente en él, su falta de contundencia durante sus años en el gobierno. Josefina Vázquez Mota es, a mi gusto, la única aspirante presidencial que remueve los ánimos y las emociones, tanto que al leer su entrevista me hizo recordar al legendario Vicente Fox. Es claro que no se trata del mismo estilo pero algo hay en ella que te provoca que afloren los sentimientos. Curiosamente su principal obstáculo en esta carrera presidencial, es ser mujer, pero a mí me parece que ese no es obstáculo suficiente para ella.

            Las entrevistas a tres ex presidentes son realmente esclarecedoras. Por un lado, la disputa entre Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo sobre la crisis económica de 1994, y la muerte de Luis Donaldo Colosio deja ver el pasado oscuro del PRI. Mientras que la entrevista con Vicente Fox rememora esos momentos inolvidables en que México votó por el cambio, así como lo que paso después, que se resume muy bien en la frase: “Vicente Fox fue mejor candidato que presidente”. Eso no impide disfrutar el estilo siempre agradable de un presidente de botas y frases memorables. Por último, Jorge Ramos nos presenta una entrevista de Felipe Calderón antes de ser presidente, y aunque el mismo reconoce que no aprovechó lo suficiente la entrevista para preguntar más cosas, por la fecha en que se realizó nadie pensaba que Calderón se convertiría en el próximo presidente de México.

Hasta aquí mis comentarios, le recomiendo ampliamente el libro si es que piensa votar en 2012.

¿Tienes algo que decir? Seguir adelante y dejar un comentario!