Sep 27, 2011 - Cuentos    No hay Comentarios

Época de muertos

Sentados en una banca vieja de la plaza principal de Jilotlán de los Dolores, Anselmo y Jacinto platican sobre las cosas que pasan en su pueblo. Quizá algún día alguien se atreverá a contar las historias fascinantes de nuestra tierra, aunque por ahora son tan reales que duelen, pero en el futuro serán tan lejanas que divertirán. Dos ancianos irónicamente piensan en un futuro tan lejano cuando su futuro realmente parece tan corto.

“Voy a cantar estos versos son compuestos de la nada

Ya mataron a Marciano en la tierra Colorada.

Decía Marciano allá voy a morir

Con una pena que a mi hermano no lo veo

Donde mataba las vacas en la hacienda del Rodeo

Me despido de mi gente de todita mi nación

Donde mataba las vacas en la hacienda del Rincón

Decía Tomas Mendoza no te puedo perdonar

Mira que voy de pasada y te voy a fusilar

Decía Marciano Anaya divisando a Huapala

Donde mataba las vacas en hacienda Colorada

Decía a Marciano Anaya como queriendo llorar

Ahora si Marciano ya no vuelves a robar….”

– La cosa está de la chingada, ya mataron a Don Nacho. Aunque otros dicen que está secuestrado. Esos cabrones, secuaces del Guango, o él mismo han de haber sido.

– Cálmate compadre, ni sabes nada y ya tas inventando.

– Como no, pus quien más pudo ver sido, ya nomás él quedaba, a todos los demás ya los robaron. Pero dicen que el gobierno federal va mandar un dizque general muy chingón. A ver si cierto.

– Mira Jacinto al rato voy ir a la presidencia pa’ ver unos papeles del rancho, y luego me regreso al Rodeo, con esas platicas nomás me estás asuntando. Si me sale un bandido de esos no sé que voy a hacer.

– A uste que lo van a andar robando compadre sino tiene ni en que caerse muerto. Esos cabrones roban cuando vale la pena, por algo se andan jugando el pellejo. No crea que nomás porque estamos en tiempos de revueltas se avientan a robar a la gente.

– Pos no está diciendo que el ultimo que quedaba, Don Nacho Mendoza, ya lo mataron, o lo tendrán por ahí secuestrado. Más vale andarse con cuidado porque nomás que se les acaben los ricos van a agarrar parejo y, en una de esas, hasta a nosotros nos anda tocando.

– Si será uste miedoso compadre, pero váyase con cuidado.

Las campanas repican en la iglesia, y esa es la única salvación que nos queda, ir a pedirle a la virgencita de Guadalupe que mejoren los tiempos porque si hay un tiempo en que no conviene ser rico es ahora que no tener nada es mejor, porque vive uno más tranquilo. Esos caminos pa´l Rodeo o el Rincón son un verdadero peligro. Y eso que nomás les estoy hablando de Jilotlán porque dicen que pa’ Tecalitlán y Pihuamo la cosa está igual sino es que pior. Pero la virgen es bien milagrosa y va iluminar al Presidente pa’ que mande a los uniformados y acaben con tanto bandidismo y tanto muertito. Los uniformados sí que son canijos, de seguro los van a dejar allí colgados en los guamúchiles de la entrada pa’ que todos los vean y se anden con cuidado.

El presidente municipal es un pendejo, o no puede controlar este desmadre o que se me hace que es un pinche corrupto igual que todos los demás. Yo no sé pa’ que votamos por él sí ni ha servido pa’ nada. Pero en campaña bien que nos prometió que iba acabar con los bandidos y que íbamos a poder ir hasta las Animas sin ningún peligro. Ahora la cosa esta pior, y casi me imagino a este cabrón con su caballo y su pistola, bien tapado de la cara asaltando por los caminos a los que votamos por él. Cuando entró no tenía ni pa’ las tortillas y ora dizque hasta un rancho compró. Yo no sé ustedes pero yo ya me estoy hartando de las cosas que pasan en este pueblo, y nadie es bueno pa’ levantar la cara y decirles sus verdades. Ya sé que van a decir que mejor me callé porque al rato me van a callar. Yo lo que digo es que hace falta quien se inconforme porque la cosa sí que esta de la chingada. Los pinches jóvenes de este pueblo salieron bien collones, no son ni pa´ ir a levantar sus muertitos, cuando menos pa´ agarrar las armas contra los asesinos. De menos habían de exigirle al presidente municipal que haga algo porque parece que está del lado de ellos.

El otro día me dijo mi comadre que había visto la catrina. Pero no crean que hablo de la esposa del presidente municipal, esa ni catrina es porque pasa desarreglada y dizque lo hace pa’ verse como el pueblo. Me refiero a la flaca, a la muerte. Y mi comadre es bien religiosa, ella no dice mentiras, de seguro ha de ser verda. Puede que sea por las fechas, pos estamos en días de muertos por doble partida. Estamos a finales de octubre, y aparte dicen que nomás en este mes entre los bandidos y los uniformados ya han matado como a cuarenta. Y de veras que no exagero, han sido muchos los difuntitos, unos ni han sido recogidos, y los mocosos están por allí llorando nomás, muriéndose de hambre. Otros han hecho velorios bien discretos que casi nadie se ha enterado. Por eso les digo que este pueblo está lleno de collones. Y eso de que ya anden viendo a la muerte por las calles significa que ha venido para quedarse. Lo bueno que a nosotras, a mi comadre y a mí, ya nos queda poco y con suerte nos morimos de viejas.

Dice mi comadre que cuando la vio ni miedo le dio, porque sintió su presencia desde antes, como si la viniera siguiendo. De seguro que ya se va a morir porque uno no ve cosas nomás por nomás. Dijo que era una mujer alta y muy flaca, y se le veían los huesos, tenía la cara tan pálida que parecía muerta, con un pelo de color tan raro que no me podía describir y tan largo que arrastraba hasta el suelo. Su vestido era muy elegante, como de esos vestidos de antes que usaban las mujeres muy ricas. Pero no sé porque yo siempre he imaginado la muerte de otra manera. Una mujer chaparra y muy gorda, casi sin cabello, incluso calva, con granos en la cara y el cuerpo, con uno trapos viejos que parece limosnera. No entiendo porque tiene que ser elegante y esbelta si es tan odiada, y se supone que debe dar miedo. Estoy segura que con esta muerte mi comadre si hubiera dado un brinco de susto, y de seguro yo me estaría riendo mucho.

¿Tienes algo que decir? Seguir adelante y dejar un comentario!