Sindicalismo municipal

desfile

El primero de mayo de cada año se conmemora el día Internacional del Trabajo, y a lo largo y ancho de nuestro país las diversas organizaciones sindicales marchan por las calles para celebrar sus conquistas laborales y en algunos casos, para reclamar el respeto a sus derechos frente a la clase patronal del país. Los trabajadores de México y también los de nuestro Estado, están organizados en sindicatos que se encargan de mantener e incrementar sus prestaciones laborales mediante gestiones permanentes con los empleadores. Por un lado, tenemos a los sindicatos que agrupan a trabajadores de la iniciativa privada, es decir, de aquellas empresas que operan mediante financiamiento privado; y por otro lado, tenemos a los sindicatos que agrupan a empleados de los diversos niveles de gobierno: Federal, Estatal y Municipal, así como organismos descentralizados. En esta ocasión me gustaría referirme al caso de los municipios.

 Según los datos del último censo en la materia, nuestro país tiene 2,455 municipios, y se estima que en ellos laboran 623,629 empleados municipales de los cuales 205,942 son sindicalizados y el resto trabajadores de confianza. En este caso, según información recabada directamente de las administraciones municipales, calculamos que en los diez ayuntamientos del Estado laboran alrededor de 5,384 trabajadores, de los cuales cerca del 45% son sindicalizados y el resto empleados de confianza. De manera que según esta información, la proporción de trabajadores sindicalizados del total de trabajadores es más alta que en el promedio nacional. El municipio con el mayor número de trabajadores es Manzanillo con un total de 1,326 trabajadores, seguido muy de cerca por el de Colima con 1,322. Además, es importante resaltar que cada uno de los municipios cuenta con un sindicato de trabajadores que forma parte de la Unión de Sindicatos al Servicio del Gobierno, Ayuntamientos y Organismos Descentralizados, que preside el también diputado local y Coordinador de la Fracción del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el Congreso del Estado, Martin Flores Castañeda.

 El sindicalismo municipal no es ajeno a la política desde luego. Prueba de ello es que los líderes de los sindicatos de los ayuntamientos de Colima e Ixtlahuacán también forman parte de los respectivos cabildos de su municipio. Se trata del regidor Héctor Arturo León Alam y la sindico Ma. Virginia Ruiz Torres quienes llegaron al cargo postulados por el PRI. Sobre la forma en que los sindicatos influyen en los gobiernos municipales hay mucho que decir, por el doble papel que desempeñan al interior de estos. Es decir, por un lado ejercen la representación de los trabajadores y, por el otro, negocian el voto corporativo para algún partido político en las elecciones, regularmente para el PRI, a cambio de beneficios o concesiones para los líderes o su grupo cercano. Los acuerdos entre el PRI y los sindicatos son consuetudinarios. Esto les ha permitido apuntalar victorias electorales y mantener estructuras que influyen de manera permanente en la política.

 Sin embargo, los grandes problemas que actualmente viven los municipios tienen que ver con incumplimientos a la clase trabajadora, como es el caso del pago al fondo de pensiones, de salarios o prestaciones ya devengadas. En el municipio de Colima representan cerca del 50%  de la deuda municipal. Por lo que, conviene revisar si la política de los presidentes municipales ha respondido adecuadamente a las necesidades de la base trabajadora, o solamente a intereses coyunturales ajenos al tema laboral. De ahí que sea muy importante que la lucha sindical no se aparte de su propósito original, que consiste principalmente en garantizar los ingresos de los trabajadores y las familias que de ellos dependen, pero hay que decirlo también, sin comprometer o colapsar las finanzas de las comunas. Me parece que hasta hoy, esta relación Municipio-Sindicato no ha funcionado correctamente, pues los ayuntamientos están en crisis y los trabajadores no tienen garantizadas su prestaciones en el largo plazo. Urge revisar a fondo el tema.

¿Tienes algo que decir? Seguir adelante y dejar un comentario!