Segundo Informe

2do informe colima2

A dos años de administración municipal, el alcalde Federico Rangel Lozano, rindió su segundo informe de labores al frente del gobierno capitalino. Pero, justo es decirlo, el deber de informar y rendir cuentas a la sociedad se ha transformado en una auténtica ceremonia de autoelogios, en la cual los gobernantes se concretar a presumir sus “grandes cualidades”, sin las cuales no hubieran sido posibles obras o acciones realizadas. Pero la inversión es con dinero público, producto de los contribuyentes, así que alardear como si se tratará de dinero propio denota un énfasis indebido hacia lo personal. Cuando, esencialmente, rendir cuentas sobre la administración del dinero público es más un deber que una concesión.

Máxime que dicho ejercicio democrático se desvirtúa aún más en el contexto de la competencia electoral  y la cercanía de los procesos comiciales, pues en la carrera por las candidaturas a gobernador, diputados y alcaldes, los aspirantes buscan ganar la opinión pública y obtener una ventaja frente a sus competidores. Por eso los informes se han convertido en eventos masivos que buscan fortalecer la imagen personal de determinado gobernante, que se cuida de no hablar de sus errores u omisiones, mientras que la auténtica rendición de cuentas, desafortunadamente, pasa a segundo plano.

Se buscan las cifras impactantes, sin reflexionar sobre los avances concretos. El alcalde colimense pondera la inversión de 18 millones en vías peatonales y ciclovías, pero no se hace referencia a la poca utilidad de ciclovías mal organizadas que no constituyen un circuito integral, que se vuelven truncas a poca distancia, o sin considerar que en su diseño se privilegia más al automovilista que, finalmente, no las respeta y las convierte en un riesgo latente. Se presume la construcción de ciclovías pero nada se dice sobre colonias que carecen de banquetas, como por ejemplo la Niños Héroes, Josefa Ortiz de Domínguez, Los Pinos, La Virgencita y El Pedregal, entre otras.

Se informa de una inversión de más de 76 millones en mejores vialidades, pero nada se dice sobre las malas condiciones del empedrado de la mayoría de las colonias del municipio, calles con baches que cumplen meses o años sin atención. Poco se menciona sobre el problema de la pavimentación de nuevas vialidades que no vienen acompañadas de reductores de velocidad o medidas de seguridad vial para proteger a ancianos y niños que todos los días están en riesgo al salir de su casa. Nadie responde sobre la situación deplorable de algunas calles de tierra en la Colonia Los Pinos o en la Josefa Ortiz de Domínguez, tampoco se atiende la queja de los vecinos de la Armonía por la calle Independencia, que sigue en pésimas condiciones, a pesar de ser altamente transitada.

El gobierno municipal sabe que estas necesidades existen, pero no hace nada para resolverlas o atenderlas como debiera ser. Sorprende que las cifras sean tan impresionantes como para decir que 20 mil personas participan en la planeación, ejecución y evaluación del gobierno, cuando muchos ciudadanos se sienten ignorados por el Ayuntamiento. Vecinos de la colonia Nuevo Milenio se preguntan porque las dos últimas administraciones, y la actual, les prometieron un jardín o área verde en la calle La Sierra esquina con Catmay, pero nunca les han cumplido.

El mismo caso con los vecinos de la colonia Pablo Silva García que nunca han visto cumplida la promesa de una cancha techada. Tal vez sea un síntoma que los habitantes de Nuevo Paraíso tuvieron que manifestarse en una sesión de cabildo para lograr algunas obras para su colonia porque esta administración prácticamente los tenía marginados. Así que los más de 53 millones invertidos en infraestructura social sin duda son un avance muy importante, pero en donde queda la inversión para mantener en buen estado los actuales jardines del municipio, muchos de ellos abandonados y, peor aún, convertidos en puntos de reunión de jóvenes adictos.

En este informe poco o nada se habló sobre la situación financiera del municipio, que parece ir de mal en peor. Tampoco se habló de la situación de inseguridad que afecta a muchas familias, aunque estadísticas nacionales ubiquen al municipio entre los primeros cinco del país con más homicidios, que además sobresale por la cantidad de robos a casa habitación y vehículos. Un municipio sin policía propia que depende del gobierno estatal en este rubro. El cual ha invertido más de 40 millones en prevención de la violencia y la delincuencia en los últimos dos años, pero sin los resultados esperados. Por eso nuestro municipio, aún con los avances alcanzados hasta este momento, es un lugar con grandes rezagos.

Semana 53 de #‎CaminandoColima

Un gusto visitar a los vecinos de la Colonia Nuevo Milenio a través del programa “Caminando Colima”. El diálogo directo con ellos nos permite darnos cuenta de que aún hay muchas necesidades en nuestro municipio y que los ciudadanos están cansados de promesas incumplidas. Nos expresaron su inconformidad por que el Ayuntamiento no ha construido el jardín o área verde que les prometió en la calle La Sierra esquina con Catmay. Además que se quejaron por los robos a casa habitación y a vehículos. Así como de la falta de limpieza del espacio junto a la vía del tren, por la calle Mirador, que se ha convertido en tiradero de basura, también de los baches en las calles y las deficiencias en el alumbrado público. Ya estamos revisando dichas peticiones para su seguimiento y puntual atención. Hasta lograr ‪#‎AccionesySoluciones. Me reitero a sus órdenes, amable lector, para cualquier reporte de su barrio o colonia a través de las redes sociales Facebook/José Cárdenas y Twitter @PepeCardenas6, o mi blog www.deficcionesyrealidades.com

¿Tienes algo que decir? Seguir adelante y dejar un comentario!