Reglamentación Municipal

Cabildo_Col

Unos de los principales objetivos planteados en los Planes de Desarrollo de las nuevas administraciones municipales en el Estado de Colima, es la revisión y actualización de su reglamentación vigente.  En dicho documento algunos ayuntamientos formulan un diagnóstico de su normatividad, y establecen además la necesidad de emitir nueva reglamentación en temas específicos, tales como: el uso de la Bicicleta, el registro civil, los derechos de los discapacitados, la recolección y almacenamiento de residuos sólidos, el sector turístico, y la organización de la administración municipal, entre otros temas. No obstante, de una revisión de los reglamentos municipales que actualmente están vigentes tenemos que existen alrededor de 299 ordenamientos de observancia obligatoria en el ámbito municipal. Distribuidos de la siguiente manera: Armería: 32; Colima: 53; Comala: 15; Coquimatlán: 18; Cuauhtémoc: 29; Ixtlahuacán 13; Manzanillo: 36; Minatitlán: 32; Tecomán: 31 y Villa de Álvarez: 40.

                De ahí que el municipio con el mayor número de reglamentos es el de Colima con 53, aunque es preciso aclarar que en su Plan Municipal de Desarrollo menciona la existencia de 59. Sin embargo, hace referencia a reglamentos que no están publicados y que se desconoce su contenido, como el caso del de espectáculos públicos, el del archivo municipal, entre otros. O algunos de ellos, como el de Parquímetros, que a pesar de estar vigente no tiene aplicación. También cuenta con 11 ordenamientos publicados antes de 1991, es decir con más de 20 años de vigencia, sin que se haya revisado la necesidad de su actualización o derogación. El municipio con el menor número de reglamentos es Ixtlahuacán, que en su portal de transparencia asegura contar con solo 6 reglamentos. Sin embargo, de la revisión del Periódico Oficial del Estado y otras fuentes confiables, tenemos que este municipio en realidad tiene 13 ordenamientos vigentes. Pero en muchas ocasiones como se desconoce la existencia de alguna disposición, se emite una nueva, creando duplicidad. Tal es el caso de este municipio en el tema de Seguridad Publica, pues existen dos ordenamientos que regulan la misma materia.

                Solo dos municipios del Estado no tienen publicada su reglamentación a través de Internet: Coquimatlán y Minatitlán. Y es que a estas alturas de la administración aún no tienen una página en la Red que les permita cumplir con esta parte de sus obligaciones de transparencia. Pero a pesar de lo anterior, logramos recabar información que dichos municipios tiene un total de 18 y 32 reglamentos, respectivamente. Aunque, es preciso mencionar que en el caso de Minatitlán, su Plan de Desarrollo Municipal no contempla acción alguna para actualizar su normatividad. En otros casos, municipios como Armería, Comala, Manzanillo y Villa de Álvarez no tienen actualizada su información en el portal de transparencia, pues hay nuevos reglamentos ya publicados en el Periódico Oficial del Estado que no se contemplan como vigentes. Armería tiene 5 reglamentos nuevos, y uno sobre el funcionamiento de juegos electrónico, futbolitos y similares publicado en  1993 que debido a que no ha sido derogado, aún se encuentra vigente. Manzanillo ha aprobado recientemente los relacionados con el Instituto Municipal de Cultura y sobre la Gaceta Municipal, mientras que Villa de Álvarez expidió 5 nuevos reglamentos: en materia ambiental, turística, comercio en vía pública, del patronato del Sistema DIF y el servicio profesional de carrera policial, 2 de ellos corresponden a la actual administración y 3 a la anterior.

                En muchos casos, existe duplicidad de reglamentación en virtud de que se omite referir de manera expresa la derogación de un ordenamiento anterior que regula la misma materia. Por lo que esta breve radiografía del tema pretende llamar la atención sobre la necesidad de revisar de manera detallada y responsable este universo de normas que impactan la actividad de muchas personas en el día a día. Y es preciso darles la mayor protección a través de una reglamentación de vanguardia que les otorgue certeza y seguridad jurídica plena. Además, es necesario insistir en la transparencia de las autoridades municipales, pues si los habitantes (y las mismas autoridades) no conocen los reglamentos de su municipio menos aún los van a cumplir o hacer cumplir. Después nos quejamos porque el ciudadano no obedece la ley, deberíamos empezar por poner orden en este tema y luego hacer una campaña permanente de difusión de la cultura de la legalidad.

¿Tienes algo que decir? Seguir adelante y dejar un comentario!