¿Qué tipo de oposición prefieres?

El hecho de que el Partido Acción Nacional (PAN) perdiera las elecciones presidenciales en 2012, lo ubica en una nueva realidad frente a los electores. Es decir, pasó de ser el partido en el gobierno para convertirse en un partido de oposición. Y al margen de los vicios de la elección presidencial y de sus deplorables prácticas que regresaron al Partido Revolucionario Institucional (PRI) a los Pinos, una importante cantidad de mexicanos no respaldó al PAN en esta contienda, así que la primera lección para el panismo es que algo falló. Algo se hizo mal y es preciso asumir los resultados con seriedad y bajo una profunda reflexión. Producto de ello Acción Nacional está dispuesto a renovarse, y por eso puso en marcha una depuración de su padrón de militantes, lo que le permitirá contar con un registro más confiable que le dará mayor certeza en las elecciones internas que vienen, para seguir trabajando responsablemente por la transformación y modernización de México. Es decir, primero hizo un recuento de sus militantes para saber con quienes aún puede contar para lo que viene. En seguida, propone una reforma de estatutos que busca cambios importantes en la organización y trabajo de las estructuras partidistas, así como los métodos de selección de candidatos, lo que le permitirá renovar su vida interna conforme a las nuevas expectativas de su militancia.

Sin embargo, derivado del refrendo de militantes, la crítica implacable insinúa una debacle que llevará al PAN a su extinción. No obstante, eso son los anhelos de sus opositores, aunque saben que el papel de Acción Nacional es fundamental para el futuro de México, porque necesitan de su colaboración para impulsar reformas y cambios importantes, aunque le negaran todo merito, para evitar cualquier simpatía ciudadana. Es decir, el apoyo que el PRI durante dos sexenios negó a los gobiernos panistas hoy lo pide como si no lo hubiera negado en el pasado. Recordemos a Denise Dresser en su libro “El país de Uno”, donde asegura que uno de los principales errores del primer gobierno panista de México (el de Vicente Fox en el año 2000) fue haber ayudado a los priístas a levantarse de nuevo después de su derrota en el año 2000, su más grande error fue pensar que el PRI era capaz de cambiar, que era capaces de concertar con él, de llegar a acuerdos y de cumplirlos. Prefirió una política de consensos, de pactos, de documentos firmados y apretones de manos captados por las cámaras, en algún recinto histórico. A cambio solo obtuvo una oposición fortalecida y reformas diluidas, un sexenio diluido y un gobierno paralizado, en fin: un PRI que le sonreía al presidente de frente pero se reía de él a sus espaldas.

Por su parte, Luis Pazos, en su libro ¿Quién manda en México?, reflexiona sobre el mismo punto destacando lo que ocurría en 2010, argumentando que la baja calificación crediticia de México por la agencia Fitch Ratings se debe a que los analistas e inversionistas internacionales consideran que en México no se han instrumentado las reformas estructurales necesarias para estimular un mayor crecimiento económico a mediano y largo plazo y que no hay voluntad política de la oposición para implementarlas. Y asegura en dicho texto que en los dos gobiernos donde el PAN ha ganado la Presidencia de la Republica, el PRI se ha opuesto a reformas que ya los dos últimos presidentes priístas consideraron indispensables para modernizar el país. Fueron básicamente los compromisos clientelares y la obsesión de recuperar el poder de algunos dirigentes priístas lo que ha impedido que se respaldaran reformas legislativas para lograr una mayor competitividad internacional. Lo que el PRI no entendió, o no quiso entender, durante doce años de oposición, es que más que una oposición que ocupe su tiempo en meterle el pie al Presidente, es apoyarlo para que juntos se logren reformas que generen más inversión y generen más empleo y crecimiento para todos los mexicanos.

Sino es esta, ¿Cuál cree usted amable lector que debe ser la postura del PAN en este contexto opositor?

¿Tienes algo que decir? Seguir adelante y dejar un comentario!