Peña Nieto contra Internet

REFORMA-DE-TELECOM

La iniciativa de Peña Nieto, en materia de telecomunicaciones, es el más grande retroceso  autoritario desde que existe internet en nuestro país, han señalado expertos en la materia. Toda la iniciativa está trazada bajo un propósito de control gubernamental en el manejo de la información en medios de comunicación electrónica: bloqueo de señal en zonas determinadas, censura previa de contenidos, almacenamiento de datos de los usuarios sin orden judicial y terminar con el principio de neutralidad de la red, son algunas de las regulaciones sobre internet que el presidente Enrique Peña Nieto propuso en su iniciativa de Leyes secundarias de Telecomunicaciones. Dicha propuesta atenta en varias disposiciones contra derechos fundamentales como la libertad de expresión, libertad de información, acceso a las tecnologías de la información y comunicación, privacidad de las comunicaciones y libertad de asociación. De ahí que el reciente hashtag #EPNvsInternet lanzado como protesta en las redes sociales, fue trending topic a nivel global, mediante el cual los usuarios de la web rechazan el intento del gobierno federal para someterlos al control político.

La iniciativa que actualmente se discute en el Senado de la República contiene aspectos profundamente regresivos en esta materia, no solo en lo que al servicio de internet se refiere. Para un grupo importante de intelectuales y políticos que, incluso han conformado un Frente por la Comunicación Democrática, esta propuesta constituye la traición de Peña Nieto al Pacto por México y a una de sus reformas más importantes impulsadas por la oposición: la de Telecomunicaciones. Esta intentona representa el sometimiento del Presidente de la República a los poderes facticos a través de un acuerdo mayúsculo para mantener el control sobre la información y proteger la condición monopólica de la empresa Televisa. Por ello, califican de ridículas las medidas o criterios para declarar un actor preponderante en la televisión abierta, asimismo, en caso de ser declarados preponderantes las medidas que se le imponen para eliminar las barreras a la competencia o libre concurrencia son realmente ridículas, que evidencian el tamaño de la componenda entre Peña Nieto y Televisa.

Digamos no a una propuesta que pretende la censura de la web y que afecta derechos fundamentales de los usuarios. Que protege los interese del duopolio televisivo y favorece a Televisa para seguir concentrando en la Televisión de Paga. Que ignora por completo los lineamientos establecidos en la reforma constitucional para impulsar un sistema de medios públicos democrático, con independencia editorial y opciones de financiamiento. Que pretende invadir facultades del Instituto Federal de Telecomunicaciones que la Constitución le otorgó de manera exclusiva, como órgano autónomo encargado de otorgar las concesiones y responsable de la vigilancia de la transmisión de contenidos. Que pospone la transición a la Televisión Digital Terrestre indispensable para la competencia y la pluralidad de la información. Y no incentiva los medios públicos y de uso social, en lo que se encuentra el verdadero equilibrio y contrapeso al modelo mercantilista de la radiodifusión.

En el momento de la redacción de esta columna de opinión, se encuentran reunidas las Comisiones Senatoriales de Comunicaciones y Transportes, a cargo de Javier Lozano; Radio, Televisión y Cinematografía, a cargo de Alejandra Barrales y de Estudios Legislativos, a cargo de Graciela Ortiz, para dictaminar la iniciativa que hemos referido previamente. Por lo que resulta fundamental dar seguimiento al sentido de voto de los 128 Senadores en el pleno, para que expliquen a los ciudadanos porque votaran en un sentido u otro esta propuesta que afectará a la mayoría de los mexicanos. Pues una eventual aprobación del dictamen representaría una autentica regresión histórica a nuestro régimen de libertades. Y este lamentable acontecimiento pasará desapercibido sino divulgamos lo más ampliamente posible las omisiones, insuficiencias y sesgos regulatorios de la iniciativa Peña Nieto-Televisa. Y no difundimos la intención explicita del gobierno priísta de inducirnos una televisión de baja calidad y pobres contendidos, y al mismo tiempo limitar la información que fluye de manera libre en las redes sociales a través de la web.

¿Tienes algo que decir? Seguir adelante y dejar un comentario!