Nuevos alcaldes

Este 15 de octubre se instalaron formalmente los nuevos cabildos de los diez Ayuntamientos del Estado. De los cuales seis corresponden al Partido Revolucionario Institucional (PRI): Armería, Colima, Ixtlahuacán, Minatitlán, Tecomán y Villa de Álvarez; tres al Partido Acción Nacional (PAN): Comala, Coquimatlán y Manzanillo; y uno al Partido de la Revolución Democrática (PRD): Cuauhtémoc. En los casos de Colima, Ixtlahuacán y Minatitlán repiten alcaldes emanados del mismo partido político pero en el resto de ellos se dio una alternancia, y el caso más significativo es el triunfo del PRD en el municipio de Cuauhtémoc donde por primera vez gobernará un partido diferente al PRI. Estos cambios de administración de un partido político a otro podrían traer consigo algo positivo. Pues la mayoría de los municipios están en crisis financiera, y la llegada de alcaldes de diversa extracción partidista podría ser un factor para que se profundice el análisis sobre el verdadero estado del manejo de los recursos públicos. En caso contrario, la labor recaerá en los regidores de oposición.

En el municipio de Colima, por ejemplo, la deuda asciende a 40 millones de pesos. En Coquimatlán a 20 millones de pesos, al igual que en el municipio de Comala. En Villa de Álvarez se maneja la controvertida suma de 78 millones de pesos. En el municipio de Cuauhtémoc la deuda es de 11 millones de pesos. En Tecomán se habla de un pasivo de 160 millones de pesos. Manzanillo por su parte adeuda un total de 190 millones de pesos, mientras que el resto de los municipios inician su gestión en condiciones similares, y el monto global de la deuda en todos ellos (10) se dice que supera los 400 millones de pesos. Y el mismo Gobierno del Estado, con deuda adquirida recientemente, debe 2 mil 200 millones de pesos. Esto implica que la situación actual en los municipios es crítica y dada las circunstancias del Gobierno Estatal este no está en condiciones de intervenir, pues su propia deuda lo tiene sumido en severos problemas. De ahí que una de las primeras tareas de los nuevos alcaldes será atender el tema del gasto público, esclareciendo el monto de la deuda e implementando mecanismos para optimizar los recursos, como algunos ya lo han anunciado.

El profesor Federico Rangel Lozano, presidente municipal de Colima no quiso revelar el monto total de la deuda del municipio, pero informó que en breve lo dará a conocer. Sin embargo, explicó que el Ayuntamiento tiene una nomina de 1,200 trabajadores, 400 de confianza y 800 sindicalizados (incluidos los jubilados), y que los empleados de confianza permanecerán hasta el mes de diciembre, fecha en que se hará una evaluación de todas las aéreas. No obstante, la tesorera de la administración saliente, Agueda Solano Pérez, quien asumirá ahora la Contraloría Municipal, recientemente declaró que Colima es uno de los municipios con las finanzas más solidas, pues argumentó que los servicios se brindan al 100 por ciento, hay obras en proceso y por iniciar con recursos en cuentas bancarias y sin retrasos en pago de salarios a los trabajadores. Asimismo, dijo que se dejan recursos en cuentas bancarias a la siguiente administración por el orden de los 34 millones de pesos. Y que además, existen dos litigios ganados en primera instancia: uno, por la recuperación del predio que fue donado a la Universidad Autónoma del Pacifico (UAP) con un valor aproximado de 40 millones de pesos, y otro, por un litigio de cobro de derechos a Teléfonos de México (Telmex) por la cantidad de 94 millones de pesos, mismos asuntos que actualmente están en revisión ante Tribunales Colegiados de Circuito. Pero, ¿Cuál es realmente la situación financiera del municipio de Colima? Esta es una interrogante que en los próximos días tendrá que responder de manera puntual el actual presidente municipal de Colima.

¿Tienes algo que decir? Seguir adelante y dejar un comentario!