¿Municipios austeros?

austeridad3

Recientemente, el Gobernador del Estado, Mario Anguiano Moreno, informó que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público disminuyó alrededor de 67 millones de pesos de las participaciones federales al Estado de Colima, de los cuales cerca de 15 millones corresponden a los municipios. Por lo tanto, esto se verá reflejado en las finanzas municipales y tendrá una afectación negativa en las mismas. De ahí que el Gobernador recomendó a los munícipes hacer un análisis a fondo de la situación financiera y buscar una estrategia que les permita logra un equilibrio en el gasto. En este sentido, algunos alcaldes han expresado su preocupación y han anunciado las acciones que vienen  implementando o podrían implementarse para el ahorro de recursos, sin afectar los servicios a la población, ni a los trabajadores de los mismos ayuntamientos.

El Presidente Municipal de Colima, Federico Rangel Lozano, defendió su programa de ahorro y racionalización del gasto ante las acusaciones del regidor Nicolás Contreras Cortez por la presunta existencia de gastos excesivos en diversos rubros de la administración, como el de telefonía y servicios oficiales; y ante la falta de recursos para enfrentar los diversos compromisos económicos, incluida la solicitud de un incremento salarial del Sindicato de trabajadores de la comuna, el alcalde no descartó la posibilidad de una reducción al salario de los integrantes del Cabildo. Mientras que el Presidente Municipal de Villa de Álvarez, Kike Rojas, informó que se despidieron 220 becarios derivado de un análisis que determinó que solo eran necesarios 80 de 300 contratados, además informó que las medidas de austeridad han sido estrictas, en materia de gasolina y energía eléctrica, incluso mencionó que en telefonía celular el propio alcalde no recibe gasto por ese concepto. Pero, al margen de lo dicho anteriormente, sabe usted amable lector: ¿Cuáles son las medidas de austeridad de su gobierno municipal?

Porque como afirmó el Benemérito de las Américas, Benito Juárez García “Bajo el sistema federativo los funcionarios públicos no pueden disponer de las rentas sin responsabilidad… no pueden improvisar fortunas ni entregarse al ocio y a la disipación, sino consagrarse asiduamente al trabajo, resignándose a vivir en la honrosa medianía…” Esa es hoy la imperativa necesidad de los gobiernos de todos los niveles, federal, estatal y municipal. Pues la crisis financiera es noticia de todos los días, como lo es también la persecución de ex presidentes municipales y ex gobernadores que simplemente saquearon a sus estados y municipios, que no obstante nadie llama a cuentas. O solamente se sanciona a algunos de ellos, como en nuestro estado, donde los responsables son Juez y parte. Sin embargo, el Congreso de la Unión ya trabaja en una iniciativa de ley que pretende frenar el endeudamiento de estados y municipios. Misma que propone la creación de un sistema nacional de registro de deudas de los tres niveles de gobierno, junto con la implementación de un sistema de alertas en el manejo de las mismas, entre otras medidas, que buscan responsabilizar a los funcionarios públicos por el manejo indebido de los recursos y de la deuda pública.

¿Quién mueve a México?

El gobierno federal y el Partido Acción Nacional (PAN), se disputan la utilización del verbo “mover” en su frase distintiva, ya que ambos usan una expresión similar para posicionarse ante la ciudadanía. Por un lado, el Gobierno Federal cotidianamente difunde mensajes por televisión con la frase “Mover a México” y ha implementado un programa nacional que lleva el mismo título. Mientras que, por otro lado, el PAN usa desde octubre de 2012, en sus mensajes de televisión y en su papelería oficial un lema similar: “Ciudadanos que Movemos a México”. Y aunque podría argumentarse que dichos lemas son diferentes, ambos apuntan a posicionar ante la ciudadanía quien es realmente el que mueve a México. De allí la interrogante ¿Quién mueve a México?

                Es evidente que el gobierno federal cuenta con mayor tiempo-aire en los medios de comunicación, y con mayores recursos para posicionar dicho mensaje. Sin contar con toda la estructura gubernamental que le permite tener presencia en todos los rincones del país. Mientras que el PAN en ese aspecto se encuentra en desventaja, no posee ni los recursos ni la estructura suficiente para competirle al gobierno federal. Sin embargo, si el partido tuviera una estrategia nacional bien articulada para tener presencia, a través de sus estructuras formales, en todas las colonias de los municipios del país, y su activismo en las calles fuera significativo, aunado a un mensaje memorable que efectivamente “moviera las almas” (como dijo su fundador Manuel Gómez Morín), entonces si podríamos decir que el PAN estaría en condiciones de evitar que el gobierno federal le agandalle esta frase

¿Tienes algo que decir? Seguir adelante y dejar un comentario!