México hoy


El 16 de septiembre se conmemora el aniversario de la independencia nacional. Motivo por el cual se realizan diversos festejos en conmemoración de este acontecimiento tan significativo para los mexicanos. Hemos acumulado ya más de 200 años de vida independiente, después de la oprobiosa dominación española. Con una compleja andanza por el camino independiente. Al repeler invasiones extranjeras de Francia y Estados Unidos, la primera gloriosa y la segunda trágica, al perder más de la mitad del territorio en ella. Una guerra de reforma que debilitó la hegemonía de la iglesia católica y su poder ancestral; la dictadura porfirista que dio crecimiento al país pero que concentró la riqueza en unos cuantos y acentúo la pobreza de la mayoría de la población; la revolución que creó un nuevo régimen constitucional, pero que se manchó con sangre de demócratas. Así como las épocas de asesinatos, y golpes de estado entre generales revolucionarios. Hasta el surgimiento de la dictadura perfecta del Partido Nacional Revolucionario (hoy PRI). Pasando por la expropiación petrolera, la matanza de estudiantes en Tlatelolco, y el fin de la era del partido hegemónico con el triunfo de la oposición en las elecciones presidenciales. Hasta hoy, en esta lucha contra el crimen organizado; con cierta estabilidad financiera pero un crecimiento económico todavía insuficiente.

            ¿Después de dos siglos, quienes somos los mexicanos? Seguimos siendo el mexicano con complejo de inferioridad, por considerarse un pueblo joven, al compararse con culturas más antiguas como las europeas, según lo escribió Samuel Ramos en 1934 o bien, el ser hermético –cerrado–, que guarda el resentimiento de la violación a la madre indígena descrito por Octavio Paz en 1950. O somos el país de clase media, individualista, que teme al conflicto y la competencia, que ha alcanzado una democracia pero que sigue obsesionado por su pasado y con el miedo a lo extranjero, tal como lo describe Jorge Castañeda en su reciente libro “mañana o pasado el misterio de los mexicanos”. Es probable que las cosas estén cambiando, por ejemplo en el ámbito deportivo, el eterno complejo de las derrotas en competencias internacionales de futbol, ha cambiado con los campeonatos mundiales de la selección de futbol Sub-17. La estabilidad económica vivida en los últimos 11 años es algo muy positivo, aunque no la solución verdadera para el crecimiento económico que necesitamos. El surgimiento de una clase media, gracias a las políticas de combate a la pobreza que han sido eficaces, la estabilidad de precios, las remesas de los Estados Unidos, el crecimiento del empleo formal e informal y el atinado control de la inflación. Que ha provocado un auge de viviendas y automóviles, así como de otros bienes de consumo duradero y de servicios típicos de clases medias.

Sin embargo, México sigue siendo un país de corrupción, ilegalidad e impunidad, provocado fundamentalmente por el desprecio a la ley y la tolerancia por la corrupción. Un ejemplo claro de esto es la actitud del mexicano ante el crimen organizado y el tráfico de drogas. “La supuesta devoción mexicana por la democracia choca con el individualismo de los mexicanos, y con su rechazo categórico a cualquier red horizontal de solidaridad, asociación, trabajo voluntario o forma simple de organización. El país presenta altos grados de desconfianza hacia sus instituciones; carece de un sentido de la representación política y muestra un sentimiento profundo de ineficiencia e intolerancia política, además de un desapego generalizado respecto a la ley y una concomitante propensión a la corrupción”, como lo sostiene Castañeda.

            Es clásico que como mexicanos esperemos el cambio desde el otro, pero si seguimos con nuestras actitudes más arraigadas y absurdas como el machismo, el individualismo, la aversión al conflicto, el miedo al “otro” y el cinismo respecto a la ley, es muy probable que las cosas sigan siendo iguales. ¿Qué México queremos para el futuro? ¿Qué México vamos a construir?

Mi correo:joecs@hotmail.com

¿Tienes algo que decir? Seguir adelante y dejar un comentario!