¿La seguridad trivializada?

Comparecencias

Luego de las comparecencias de los alcaldes ante el congreso del estado por el tema de la seguridad pública, la pregunta es: ¿y ahora qué sigue? Es decir, que acciones tomarán los tribunos para fortalecer el tema en cada uno de los municipios del Estado. La situación es crítica a nivel estatal, los niveles de violencia e inseguridad se tornan cada vez más insoportables para la ciudadanía. El primer lugar nacional en la tasa de homicidios es una prueba irrefutable de ello. La expresión del alcalde de Tecomán: “échenme la mano” confirma la falta de coordinación, apoyo mutuo y respaldo entre las diversas autoridades. La expresión evasiva del alcalde de Colima: “la seguridad no me corresponde” el mayor pecado ante la opinión pública, a la que no le importan los convenios o acuerdos, sino los resultados concretos.

Sin embargo, ahora que los diputados hicieron comparecer a los alcaldes para sentarlos en el banquillo de los acusados y exigirles resultados, convendría saber con claridad que planean hacer con ese “diagnostico” que presumiblemente han recibido. Pues de no derivarse de ello algunas acciones concretas por parte de los legisladores para mejorar la seguridad de los ciudadanos, la opinión publica podría volcarse contra ellos. Es decir, no solo porque el congreso tenga facultades para hacer comparecer a los alcaldes debe hacerlo sin ningún propósito concreto, pues no podemos trivializar uno de los problemas más graves de nuestra entidad, como la seguridad pública. Como ocurrió, tal vez, con el integrante del estado mayor presidencial al “bromear” a un periodista colimense con la expresión: “no lo desaparezcas, todavía”.

Pues se dice que la iniciativa surgió de los diputados independientes, respaldada por los priístas, para convertir el congreso en una arena de confrontación político-electoral entre los diputados y alcaldes de cada municipio que desde ahora ya se ven como adversarios en las próximas elecciones. De manera que, bajo está perspectiva, lo que menos importaría es fortalecer las acciones de los presidentes municipales en la materia. Dichas criticas ponen en evidencia una actitud irresponsable de los legisladores, siempre y cuando, luego de las comparecencias no pase absolutamente nada en el congreso. Pues sino reaccionan de alguna manera para respaldar al alcalde Lupillo García que pidió su apoyo, o para fortalecer las debilidades detectadas en cada municipio, entonces habrán cometido el grave error de trivializar la seguridad.

El congreso del estado, en el ámbito de sus facultades, puede destinar mayores recursos del presupuesto estatal para la prevención del delito y para el combate a la delincuencia y criminalidad, asimismo gestionar mayores fondos a nivel federal. No obstante, los planes y estrategias son responsabilidad del ejecutivo estatal, quien está obligado a lograr una coordinación efectiva con los municipios y las autoridades federales. Sin embargo, lo que deben evita toda autoridad es utilizar un tema como la seguridad pública para crear confrontaciones políticas estériles que no llevan a nada, pues la ciudadanía les agradecerá tomar estos temas más en serio.

¿Tienes algo que decir? Seguir adelante y dejar un comentario!