La prensa local

Las columnas suelen ser monólogos impertinentes que casi nunca traen nada novedoso, como no sea la calumnia. Como dice el poeta: “Contra cualquiera arremete / metiéndose en lo que no le compete. / Critica a todos con maña / pero aquí ya a nadie engaña. / Antes que a otros criticar / sus defectos debería mirar”. Es decir, las columnas siempre hablan de otros y pocas veces hablan de sí mismas, o de los periódicos en que se contienen. ¿Quién vigila a los que nos vigilan?

Permítaseme este breve ejercicio con ese propósito. El código que determina lo que puede o no ser incluido en la prensa local se contiene en el binomio informable/no informable, pero subyace a este el interés financiero, es decir, el periódico debe venderse, eso explica que la tendencia de los periódicos locales sea llenar las páginas de amarillismo y escándalo. El fenómeno tiene más implicaciones, desde luego, sirva solamente de apunte esta referencia. Pero el hecho de considerar deliberadamente algunos temas como “no informables” implica cierta forma de censura, porque las buenas y malas opiniones son necesarias, finalmente es el lector el que habrá de decidir. La importancia de todo esto radica en permitir la pluralidad de opiniones, y puntos de vista que siempre significaran la posibilidad de enriquecer la opinión colectiva.

Hay motivos políticos o circunstancias coyunturales que definen ciertos contenidos, tal vez indebidamente. Dice Max Weber que en los Estados modernos “el trabajador del periodismo tiene cada vez menos influencia política, en tanto que el magnate capitalista de la prensa tiene cada vez más”. Aunque recientemente hemos presenciado un nuevo caso en el que un periodista llega a un puesto directivo. Pero esto no debe sorprendernos, pues “solo el periodista es político profesional y solo la empresa periodística es, en general, una empresa política permanente”. Cualquier político de importancia está consciente de la necesidad de ejercer influencia sobre la prensa y tener conexiones con ella.

¿Qué temas ocupan a la prensa? Se supone que las noticias son la representación de lo sorpresivo, lo nuevo, interesante, lo que vale la pena comunicar. Aunque observamos que hay disputas periodísticas añejas, y en materia de opinión se da un seguimiento puntual a algunos personajes; algunos de ellos son capaces de inspirar con una declaración de un párrafo, una contestación de una plana completa. Y para el caso de las opiniones de los jóvenes, se debe recordar la frase de un escritor que dice que se justifica a los jóvenes enunciar verdades sabidas solo cuando se hace en la creencia de haberlas descubierto apenas.

¿Tienes algo que decir? Seguir adelante y dejar un comentario!