Indecisos

El verdadero reto que enfrentan los partidos políticos en nuestro país, es conquistar el voto indeciso. En cualquier sondeo el número de votantes que aún no han definido su voto es muy elevado, suficiente para hacer ganar a cualquier candidato, máxime cuando las preferencias parecen irse cerrando entre los tres principales partidos políticos: PAN, PRI y PRD. Será interesante ver el diseño publicitario de las campañas que vienen, porque tendrán que ser muy creativas e inteligentes para captar el voto de los electores. Mientras tanto, el IFE ya inició la campaña de invitación al voto con algunos spots clásicos, como el que habla de la época en que las mujeres no votaban, es decir, antes de 1953, año en el que obtuvieron su derecho al voto. El IFE parece interesarse especialmente en dos sectores: mujeres y jóvenes que, ciertamente, conforman una buena parte del padrón.

Sin embargo, los partidos políticos no han desplegado aún su mejor estrategia publicitaria porque siguen encasillados en temas genéricos. El PRI con su idea de convencer a los mexicanos que ahora sí va a comprometerse con los problemas del país, cuando ha sido el principal obstáculo para aprobar las reformas que México necesita. El PVEM con el mismo tema cada que hay elecciones, es decir, culpar al gobierno de todos los problemas, y exigir una respuesta, como el tema de los vales de medicina, que si el gobierno no te los da, pues entonces que te los pague. Cuando ha sido un partido parasitario que en cada coyuntura se alía con quien le da más, y fortalece el jugoso negocio familiar. El PRD sigue creyéndose la única alternativa de cambio real, cuando ya han gobernado diversos estados del país y ha resultado un fracaso, como el caso de Michoacán. Y el conjunto de partidos satélite, que se llaman de izquierda pero que siguen dependiendo de su alianza con el PRD.

El Partido Nueva Alianza difunde un spot en el que una señora jala a un político por la calle, con el mensaje: “Para la gente, partidos y políticos son una misma cosa: una pesada carga que arrastran todos los días”. Y después intentan convencer al espectador de que ellos son un partido diferente, que hace algo más que política. Pero a pesar de la insólita imagen del comercial, no logran convencer que son diferentes, sino más de lo mismo. El PAN se ha concretado a defender los logros de su gobierno de la última década, aunque necesita diseñar una estrategia más agresiva para bajar al puntero y entrar en una competencia definitiva. Aunque si bien, puede salir fortalecido en el recuento de sus años de gobierno, también debe asumir el costo de algunas de sus estrategias fallidas como la guerra contra el narcotráfico.

El fenómeno que se ha presentado en las últimas elecciones es que los ciudadanos cada vez más siguen a personas, figuras o líderes, y cada vez menos a partidos. Por eso la necesidad de crear mensajes cada vez más engañosos que logren convencer al elector que algunos de los partidos son la verdadera alternativa. Pero un importante sector de la ciudadanía está cansado de los partidos políticos y no cree en los políticos. De allí las estrategias publicitarias que intentarán convencerle de que tal o cual partido o candidato es la mejor opción y de que debe ir a votar por ellos el 1 de julio. Es muy probable que esos electores indecisos, en su mayoría mujeres y jóvenes, definan la elección. Y es muy probable también que el candidato o candidatos que logren articular el discurso más atractivo para ese grupo de la población, lograrán ganar las elecciones. Ya falta muy poco para conocer la estrategia publicitaria de cada uno de los partidos y candidatos, pues recuerde que el 30 de marzo inician las campañas federales. ¿Veremos acaso las campañas de contraste, mejor conocidas como campañas negras?

¿Tienes algo que decir? Seguir adelante y dejar un comentario!