Homenaje suntuoso

Miguel de la Madrid Hurtado

Este martes 1° de abril el Gobierno del Estado de Colima organizó un homenaje al ex Presidente de la República, originario de Colima, Miguel de la Madrid Hurtado. Al evento, fuerte y –a mi gusto- excesivamente resguardado por la policía estatal, acudieron representantes de todos los poderes del Estado, algunos presidentes municipales de la entidad y la viuda e hijos del extinto mandatario. La explanada de palacio de gobierno lucía abarrotada por funcionarios estatales, municipales y empleados las delegaciones federales, así como algunos estudiantes, que acorde a la práctica priista son forzados a llenar auditorios o colmar plazas en eventos políticos del gobierno en turno, a cambio de la permanencia en su empleo o alguna otra dádiva. El costoso homenaje implicó recursos del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA) y el propio Gobierno Estatal, para organizar un concurso de ensayo, realizar una escultura y un busto, así como develar una placa en el tercer anillo; vialidad a la que se le impuso su nombre. No obstante, este suntuoso evento amerita una reflexión.

 Es ofensivo para la población que para rememorar a un personaje de la clase política se desplieguen operativos policiacos de gran magnitud cuando la seguridad en las colonias de nuestro municipio deja mucho que desear. Todos esos elementos de seguridad que se despliegan en calles y avenidas cada que se organiza un evento político de esta naturaleza, debieran estar vigilando las colonias de nuestro municipio, en las que prevalece la inseguridad, el vandalismo y la drogadicción. Por eso quienes hemos cuestionado la falta de rondines de la policía en las calles de nuestra capital, nos preguntamos porque cuando se trata de homenajear a políticos y autoridades del gobierno en turno hay tantos policías, y cuando se trata de atender la tranquilidad de las familias sobresale su enorme ausencia. Asimismo, me parece que es un argumento insuficiente para recibir un homenaje de esta naturaleza el solo hecho de ser originario del Estado de Colima, cuando Miguel de la Madrid fue responsable de imponer a Carlos Salinas de Gortari en 1988 con la famosa “caída del sistema”.

Además, Carlos Monsiváis y Elena Poniatowska escribieron libros donde narran con detalle cómo los ciudadanos se “quedaron solos” en el terremoto de 1985 ante la incompetencia del gobierno priista a cargo de Miguel de la Madrid. Incluso, otros destacados escritores y analistas, como José Agustín, revelan que los saldos de su sexenio fueron terribles, el PIB bajó a 0.5 por ciento en los seis años, el dólar que empezó a 150 pesos acabó en 2,300. Entre 1983 y 1988 su gobierno había pagado 88,500 millones de dólares de la deuda externa y aún debía 103 millones de dólares, pero Estados Unidos concedió un préstamo de 3,500 millones de dólares más, como apoyo al nuevo gobierno de Carlos Salinas. Las tasas de interés cerraron a 40 por ciento y en 1988 la inflación fue de 52 por ciento, pero un año antes había sido de 159 y todo el sexenio hizo estragos, pues los precios aumentaron a 4,400 por ciento. Además el déficit fue de 1,600 millones de dólares, el desempleo llegó a una tasa del 12 por ciento, el deterioro salarial fue del 54 por ciento y el mercado interno cayó en más de 50 por ciento. Era el balance económico más negativo desde 1929.

Caminando Colima
El programa #CaminandoColima cumple su semana número 29, periodo en el que hemos visitado mas de 30 Colonias y localidades con el objetivo de escuchar a los ciudadanos y aportar soluciones a la problemática existente. Este miércoles visitamos la Colonia Santa Elena, y el problema más grave es el robo de cobre y el clima de inseguridad que afecta a los vecinos.

¿Tienes algo que decir? Seguir adelante y dejar un comentario!