Ex gobernadores en la lupa

image

Todo parece indicar que la alternancia política en los gobiernos de los Estados tiene al menos un beneficio: descubrir los desfalcos millonarios de los ex gobernadores. Tal es el caso de Tabasco, donde Andres Granier Melo es investigado por el desvío de casi 2 mil millones de pesos durante su administración, y al menos cuatro de sus ex funcionarios ya están en prisión por su participación en este delito. Este lunes un Juez de Distrito de Tabasco dictó dos órdenes de aprehensión en contra del ex mandatario por su probable responsabilidad en el desvío millonario. El actual gobernador, Arturo Núñez, de extracción perredista que el 31 de diciembre pasado puso fin a 83 años de gobierno del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el Estado, dijo que espera ver “en el reclusorio” a su antecesor, pues asegura que hicieron un desfalco primitivo, enviando dineros federales a cuentas que no debían y de ahí a otras cuentas para retirar en efectivo, “una burdeza que resulta increíble de creer, pero así… fue”.

Otro caso más de alternancia es Jalisco, ya que después de 18 años de gobiernos panistas el PRI recuperó el gobierno con Aristóteles Sandoval Díaz. Y ahí también se anunció que el Congreso del Estado investiga anomalías por 5 mil millones pesos en el último año de la gestión de Emilio González Márquez, y la mayor parte de las irregularidades detectadas, se dice, corresponde a los recursos ejercidos para obra pública. Así que en caso de no solventarse en tiempo y forma, podrían traducirse en al menos tres denuncias penales, según lo aseguró el titular de la Contraloría Estatal. Y aunque en este caso no existen acusaciones formales contra el ex gobernador o sus colaboradores, más vale que se prepare, porque como dice el refrán “si las barbas de tu vecino ves cortar, pon las tuyas a remojar”, ya que el nuevo gobierno pretende auditar todo el sexenio del ex gobernador y establecer un “tribunal de cuentas” que también investigaría el manejo financiero de los Juegos Panamericanos.

Uno más es el de Aguascalientes, donde regresó el PRI después de 12 años de gobiernos del Partido Acción Nacional (PAN). El actual gobernador Carlos Lozano de la Torre acusó a su antecesor, Luis Armando Reynoso Femat, de desviar 106 millones de pesos que le entregó la Federación para la construcción del hospital Miguel Hidalgo. Así como la compra fraudulenta de un tomógrafo con valor de más de 13 millones de pesos para la Secretaría de Salud estatal. El aparato fue pagado pero nunca fue entregado, aseguró la Procuraduría Estatal y también por presuntamente simular el robo de un equipo de telecomunicaciones de la misma Secretaría, que consta de dos aparatos que cuestan 25 millones de pesos. Recientemente se informó que la PGR investiga al hijo del ex mandatario, porque en los últimos tres años del sexenio de su padre, 2004 a 2010, recibió en una cuenta bancaria depósitos por 58 millones de pesos. Ahora, el ex gobernador Reynoso Femat enfrenta una orden de aprehensión por peculado y este lunes debía depositar una fianza por 11 millones de pesos para enfrentar su proceso en libertad, de lo contrario, sería detenido.

Como ustedes recordarán hay otros casos, como el del ex gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz, que fue acusado por su sucesor, Gabino Cué, de haber saqueado las finanzas estatales. Mismo caso de Mario Marín ex gobernador de Puebla. Sin embargo, aún existen nueve Estados de la República que nunca han sido gobernados por un partido diferente al PRI: Campeche, Coahuila, Colima, Durango, Estado de México, Hidalgo, Tamaulipas, Veracruz y Quintana Roo. ¿Cómo están las finanzas en dichos Estados? Según datos de la www.consultoraaregional.com al primer trimestre de este año, Veracruz, Coahuila y Estado de México figuran entre los cuatro más endeudados del país. Mientras que el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) asegura que Coahuila y Quintana Roo son los dos estados con más deuda pública, y Veracruz se ubica en el lugar número 7, el Estado de México en el 11 y Colima en el número 12. La excepción parece ser Campeche, entidad que, sin embargo, triplico su deuda de 2010 a 2011. Y aunque no es una regla, todo parece indicar que entre gobernantes del mismo partido se cubren las espaldas. Sino dígame usted ¿Por qué Humberto Moreira no ha sido juzgado por la falsificación de documentos y por incrementar la deuda estatal en 19,270%, es decir, de 1 mil 562 millones hasta 36 mil 509 millones? Tan simple, porque el actual gobernador, su hermano, del mismo partido, se encarga de procurarle impunidad y taparle todas sus fechorías.

 

¿Tienes algo que decir? Seguir adelante y dejar un comentario!