Elección fraudulenta

Es curioso que la elección para presidente de la republica se califique de fraudulenta y corrompida solo a partir de los elementos que se dan a conocer el día de la elección o algunos días después, cítese sorianagate y caso monex, si la propia elección empezó inequitativa, se desarrolló en completo derroche de recursos y acabó tal como empezó. Porque desde el comienzo de la campaña y aún antes, fue evidente como las televisoras minimizaban cualquier error del candidato priista, y también la forma en que lo protegieron y apoyaron para crear la percepción de un candidato inalcanzable en las preferencias electorales, incluida la manipulación de encuestas. Inclusive, durante la contienda, el PAN y el PRD presentaron diversas denuncias contra el priista por rebasar los topes de campaña; y por si fuera poco el movimiento estudiantil #YoSoy132 salió a las calles y sacudió al país para reclamar por la manipulación y favoritismo de las televisoras. Un claro movimiento Anti-Peña. Así que no es una sorpresa la denuncia de fraude, si la indignación fue gestándose paso a paso durante toda campaña, ni debe sorprendernos que un porcentaje menor de ciudadanos eligieran a Peña Nieto, contra uno mayoritario que lo rechazan, tomando en consideración los votos obtenidos por sus opositores Andrés Manuel López Obrador y Josefina Vázquez Mota.

No obstante que el PAN reconoce la labor del IFE y los resultados del conteo, impugnará porque considera que hubo violaciones graves, y una severa inequidad en el proceso. Lo que implica que aunque el PAN no acompañará al PRD en su impugnación, no está de acuerdo con los resultados electorales por la utilización de prácticas fraudulentas como son: la compra directa de votos, mecanismos paralelos de financiamiento, el rebase de tope de campañas, aportaciones privadas a partidos, promoción de candidatos fuera de tiempos establecidos, intervención indebida de gobiernos estatales y municipales y manejo parcial de información de algunos medios de comunicación. Y ante el descontento y los graves señalamientos que enfrenta el virtual ganador,  la elección tendrá que resolverse en los tribunales como hace seis años. Por lo que nuestra imperfecta democracia no tiene descanso, elección tras elección se descubren deficiencias en el sistema. Y aun cuando la reforma de 2007 trató de frenar el poder de las televisoras, y evitar el financiamiento privado desmedido, parece que el problema aún no se resuelve porque en esta elección se presentan fenómenos muy similares. Aunque una cosa si es contundente: urge regular la actividad de los medios de comunicación por el bien de la republica.

El PAN después de las elecciones

El saldo poselectoral para el PAN es negativo en general. Y aunque ya se veía venir el castigo de los electores por la creciente pérdida de identidad, el pragmatismo electorero que dominó la competencia por las candidaturas y la falta de capacidad de algunos dirigentes para poner orden; hoy, este partido se enfrenta a un reto mayúsculo: convertir esta derrota electoral en una oportunidad para recuperar sus principios. Remontar un claro tercer lugar en las preferencias ciudadanas mediante el rencuentro con los ciudadanos y el retorno a sus fundamentos básicos. Es muy necesaria, como ya se anunció, una reforma a los estatutos generales, para blindar los procesos internos de selección de candidatos cerrando el paso a las meras ambiciones de poder, para privilegiar la postulación de sus mejores cuadros.

¿Tienes algo que decir? Seguir adelante y dejar un comentario!