Cordero y Lujambio


La semana pasada visitaron el Estado de Colima dos de los aspirantes presidenciales del PAN, Ernesto Cordero y Alonso Lujambio. A quienes se les ha identificado como candidatos del Presidente de la Republica, Felipe Calderón. Uno de los aspectos más interesantes de su discurso es la defensa de los logros alcanzados por los gobiernos del PAN en la última década (2000-2010). Y un evidente contraste con los gobiernos del pasado. Logros que se basan en el manejo responsable de las finanzas publicas, en el respeto a la libertad de expresión, la cultura de transparencia y rendición de cuentas, así como la exitosa política social iniciada por Vicente Fox y seguida por Felipe Calderón, que ha permitido beneficiar a millones de familias con oportunidades, seguro popular y un acceso cada vez mas amplio a la educación publica y gratuita. Así como importantes logros en materia de vivienda. En fin toda una serie de datos y cifras que demuestran de manera contundente los avances que han logrado los gobiernos humanistas del PAN. Este es un mensaje dirigido a los militantes panistas, quienes habrán de decidir quien será el candidato de su partido. Es un debate que obliga al panismo a defender los logros de su gobierno y que además incita a renovar los ánimos de lucha de cara a la elección e 2012. Hay tela de donde cortar y hay buena caballada, el PAN esta en la lucha y no solo es un partido competitivo sino que podría refrendar la presidencia de la república.

Este es un debate que el PAN impulsara con fuerza porque sabe que es un debate que va a ganar. Acción Nacional le apuesta a confrontar ideas y a convencer a los mexicanos de que el país esta mejor que antes. Pero además lo hace con datos y cifras serias que no pueden engañar. ¿Pero cual ha sido el argumento del PRI? Salvo unas cuantas cifras engañosas que ha disparado su presidente nacional, ese partido no tiene argumentos para confrontar sus gobiernos de 70 años con los actuales, ni aun con sus caciques estatales. Por eso recurre a malabarismos estadísticos y datos amañados para atacar al actual gobierno. Sin embargo, sabe que el balance general y razonable no le favorece. Cuando acude a estas cifras fantasmas no puede evitar verse hipócrita y morderse la lengua. Por ello la estrategia central del PRI no es el debate franco y abierto, sino apostarle a la imagen de su candidato mejor posicionado, en escenarios estudiados y felices en que su candidato ni se despeina. Por eso se le ve siempre “entre algodones” como expresó Alonso Lujambio en su discurso.

Pero la hora de la verdad se aproxima y los escenarios hostiles pueden ubicar a cada uno en su sitio. Al final de cuentas un candidato no puede llegar a la presidencia de la república por su linda cara, debe demostrar que es capaz de conducir un país y debatir sobre su proyecto de nación. El elector valora la imagen de los candidatos, eso es innegable, pero cuando tenga que decidir, en la soledad de la casilla, que tipo de país quiere y quien es capaz de lograrlo, la pura imagen no será determinante. Al final de cuentas no se trata de la elección de la reina de la primavera, sino del futuro de nuestras familias y el futuro que queremos para nuestros hijos. Agradezco tus comentarios a mi correo: joecs@hotmail.com. O en www.facebook.com/Jose Cardenas

¿Tienes algo que decir? Seguir adelante y dejar un comentario!