Cantada, vale doble

image

El próximo 7 de julio habrá elecciones en 14 Estados de la Republica. Se eligen, la gubernatura de Baja California que desde el año de 1989 está en manos del Partido Acción Nacional (PAN), 930 presidencias municipales y 441 diputaciones locales. En el caso de Oaxaca que se integra de 570 municipios, solo en 152 se eligen autoridades por el sistema de partidos, ya que en los 418 restantes se realiza a través del sistema de usos y costumbres. Pero sin duda, el puesto en disputa más importante es el del gobierno estatal de Baja California, porque tiene una importancia simbólica para Acción Nacional, por tratarse de la primera entidad del país que fue gobernada por un partido distinto al Revolucionario Institucional (PRI), y que junto con Guanajuato son los dos Estados en los que el PAN ha gobernado de manera ininterrumpida desde que los ganó por primera vez. De los municipios en competencia el PAN gobierna cerca de 300, incluidas dos capitales: Puebla y Oaxaca.

Los comicios de este domingo servirán para medir la percepción de los ciudadanos sobre el gobierno federal de Enrique Peña Nieto, y podrían castigar las promesas incumplidas, la creciente violencia e inseguridad pública -que no se ha ido por más que se oculten las cifras y se desaparezcan los ejecutometros-, una economía a la baja, gasolinazos que no desaparecieron sino que se han incrementado, un gasto publico contraído, con subejercicios que aumentan en áreas clave, la inversión que se ha desacelerado y los indicadores de inversión extranjera en disminución. El PAN por otro lado ya no carga con la sombra del gobierno federal ni con los costos de la guerra contra el narcotráfico, lo que le permite abrirse camino para exponer su mensaje en un auditorio más receptivo. Y tras la derrota electoral de 2012, tendrá la oportunidad de mostrarse como un partido reposicionado que ha rectificado sus objetivos y abierto procesos de análisis y reflexión. Revalorando sus fortalezas en las nuevas contiendas, tales como la unidad interna y la selección de buenos candidatos, más identificados con el interés de los ciudadanos.

Contrario al escenario pesimista que muchos analistas dibujan para el PAN, las elecciones de este 7 de julio podrían significar un importante avance en el proceso de recuperación de este partido. Porque además de mantener la gubernatura de Baja California con el candidato Kiko Vega, que según la mayoría de las encuestas aventaja entre 5 a 8 puntos a su adversario del PRI, también podría refrendar las dos capitales que actualmente gobierna (Puebla y Oaxaca) y además obtener el triunfo en Aguascalientes, Mexicali, Durango, Xalapa, Zacatecas y Chihuahua. El dirigente nacional, Gustavo Madero, así lo expresó, augurando resultados muy positivos para el PAN, de igual manera lo hizo el senador Javier Corral en su columna campanazos y sorpresas, la jornada que viene y como dicen: cantada, vale doble.

¿Tienes algo que decir? Seguir adelante y dejar un comentario!