Caminando Colima

Caminado Colima2

Todo servidor público de elección popular debe mantener un contacto permanente con los ciudadanos, para lograr una comunicación efectiva y directa con sus representados y constatar el avance de las acciones municipales, por eso como regidor del Ayuntamiento de Colima inicie un programa semanal de visitas a las colonias del municipio denominado: “Caminando Colima”, cuyo objetivo es hacer un recorrido permanente por las calles y avenidas de cada barrio, colonia o fraccionamiento de nuestro municipio y dialogar con los vecinos para escuchar sus inquietudes y las principales problemáticas que los aquejan. Dicho programa inició con la visita a la Colonia Francisco I. Madero, considerada una zona de gran vulnerabilidad social e incidencia delictiva, donde los vecinos manifestaron que un problema importante es la inseguridad, ya que hay robos en viviendas y de material a base de cobre, también los inquieta el problema de la drogadicción entre los jóvenes que no cuentan con atención por parte de alguna institución de salud y las familias no cuentan con los recursos para atenderlos adecuadamente. También nos percatamos que las calles presentan problemas de baches y falta atención al empedrado. Asimismo, nos externaron la queja de que no hay un horario fijo para la recolección de basura.

Estamos conscientes que el regidor, como representante de la comunidad, debe mantenerse vinculado a ella, a sus problemas y a sus necesidades cotidianas, pero también debe fomentar la participación de los ciudadanos en el gobierno del municipio. El regidor cumple su deber cuando trabaja para lograr sociedades saludables, que vivan con bienestar y que permitan al hombre su desarrollo como persona. Cuando actúa para lograr que el funcionario público trate al ciudadano con atención, atienda sus problemas; cuando por sus intervenciones hace posible que los servicios públicos se cumplan, que las calles estén limpias, los jardines cuidados, las calles asfaltadas, la policía vigilando, es decir, cuando pone en el centro de su trabajo político al ciudadano. De ahí que la gestoría es una actividad propia del regidor, ya que como responsable de velar por el cumplimiento de los acuerdos del cabildo se percata de la problemática diaria del ciudadano y puede así contribuir en caso de una desatención en los servicios a la ciudadanía.

Aunque regularmente se considera el cargo de regidor como un puesto oscuro, de poca relevancia en el ejercicio real del poder y el último en la escala de niveles de gobierno. Sin embargo, precisamente por ser el último del gobierno también es el primero, ya que es el que permite el mayor acercamiento a la ciudadanía y a su problemática cotidiana.  Porque el regidor pertenece a su municipio, vive en él y por tanto experimenta las necesidades y conoce los problemas de su entorno y por eso es el que tiene mayores posibilidades de convertirse en facilitador de las soluciones que requiere su comunidad. El regidor está al servicio directo de la ciudadanía y ese contacto tan cercano que tiene con ella lo obliga a hacer un trabajo de verdadero compromiso social y político. El deber del regidor es contribuir a la solución de las “pequeñas cosas” que complican la vida cotidiana, pequeñas quizá a los ojos de las autoridades, pero grandes para ciudadano que las vive en el día a día. Por eso debe tener los ojos bien abiertos para lograr desde el arreglo de una lámpara, un bache, un jardín, un foco de basura hasta hacer que las cosas se hagan bien en un proyecto de remodelación o rehabilitación de zonas urbanas.

Al cumplir esta tarea la población se dará cuenta que el regidor no es “aquella persona que no sirve para nada” sino que escucha y colabora para solucionar los problemas de su comunidad. Las acciones de gestoría son fundamentales para crear una nueva imagen del regidor, al lograr que se dé un trato diferente al ciudadano. El ciudadano quiere que lo reciban bien y sean amables en su trato, que lo escuchen, apoyen y ayuden, que lo respeten, satisfagan sus necesidades y le apoyen para dar solución a sus problemas. Y como dije a Carlos Ramos, el presidente de la Colonia, a don José Mendoza, a la señora María Guadalupe Jiménez y a Carmen Sánchez, con este programa no hago más que cumplir con mi deber como regidor del H. Ayuntamiento de Colima, así que los invitó, al igual que a los vecinos de la Colonia Francisco I. Madero, a que me visiten en mi oficina para darle seguimiento a sus peticiones y en general a cualquier problemática de su colonia, ya que una de nuestras funciones es ser gestores y atender de manera prioritaria las demandas de la población, a la cual representamos.

¿Tienes algo que decir? Seguir adelante y dejar un comentario!