Cambio de mentalidad

Apenas hace unos días la Selección Mexicana de Fútbol en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 nos da una de las mayores satisfacciones que pueden darnos los deportistas, una medalla de oro en futbol soccer. El deporte más popular en el país, el que aglutina el mayor número de seguidores. Pero ¿Qué hizo posible este gran logro? El director técnico de la Selección, Luis Fernando Tena, resalta la excelente condición física, conjugada con el carácter y la mentalidad de los jugadores. Un cambio de mentalidad en las selecciones menores parece tener resultados positivos. Aunque como bien se ha dicho, estos triunfos de selecciones juveniles son diferentes de las competencias mayores, donde México aún no logra trascender.

            La nueva generación de futbolistas ha logrado triunfos significativos, pues tan solo en el 2011 se logró el campeonato en la copa mundial sub-17 (por segunda ocasión después de 2005), un tercer lugar en la copa mundial sub-20, la copa de oro de la Concacaf , por sus siglas en ingles, el campeonato en los juegos panamericanos y hoy en 2012 el de los juegos olímpicos. Sin embargo, este nivel competitivo disminuye en las competencias mayores, como la Copa Mundial de Futbol, donde no logra acceder a cuartos de final desde 1986. Pero quizá este cambio de mentalidad de los jugadores jóvenes permita obtener mejores resultados en el corto plazo. Y ese cambio de mentalidad consiste en jugar en equipo y eliminar cualquier clase de complejo frente a los adversarios.

Pero, también se necesita ese cambio de mentalidad en otros aspectos de nuestra vida, para lograr el progreso de México, y debe comenzar sobretodo en las nuevas generaciones de jóvenes. Estamos en una competencia permanente en el mundo, y debemos trabajar por el bien común si queremos la medalla de oro del desarrollo, para nuestro país. Sin embargo, nuestra patria se debate en sus propias contradicciones. Pues la misma semana de la gloria olímpica en Londres, en Apatzingán, Michoacán se vivió, prácticamente, un estado de guerra, por el enfrentamiento de fuerzas federales y civiles armados en diversos puntos de ese Estado, al grado de que los miembros del crimen secuestraron vehículos que volcaron e incendiaron sobre las carreteras. Incluida la quema de una gasolinera en el municipio de Taretan, y la caseta de cobro de la autopista México-Guadalajara, en  Contepec, así como el ataque al Hospital Regional del municipio de Múgica, donde supuestamente se atendía a policías federales heridos en el enfrentamiento. También, hubo bloqueos carreteros en la región de Zitácuaro, dos en Tuxpan y otros dos en el municipio de Zitácuaro. El panorama en el vecino Estado, es de una violencia generalizada y temor entre la población.

Si recuerda usted, el documental “De Panzazo” sobre la educación en nuestro país, además de la deplorable situación de la educación, allí se habla de la incursión de jóvenes en las filas del crimen, y asegura que cuatro de cada diez detenidos son jóvenes. Y uno de ellos, recluido en una Comunidad para menores Infractores en el Distrito Federal dice: “A poco si tu fueras narco, y sabes que estas ganando pero el puti de millones cada mes, vas a decir, naaa porque cambie el país voy a dejar de ganar tantos millones, ¡chingue a su madre! pues que se mueran los que se tengan que morir, mientras yo este bien”. Esa es la otra cara de los jóvenes, aquellos que no están dispuestos a un cambio de mentalidad porque no tienen oportunidades, y su única alternativa es el crimen. Desafortunadamente para México hay muchos grupos de poder con esa mentalidad, que no quieren cambiar, y no se ve que vayan a cambiar, porque piensan que mientras ellos estén bien que chingue a su madre el país. El gran peligro es que esa mentalidad retrograda (y no el bien común) pueda permear en los jóvenes.

¿Tienes algo que decir? Seguir adelante y dejar un comentario!