Arco Poniente

A escasos cuatro días de que las autoridades de los tres niveles de gobierno inauguraron la apertura de la prolongación del Tercer Anillo Periférico en lo que se conoce como el Arco Poniente, que va de la Glorieta de los Perritos hasta la Avenida Pablo Silva García, el número de accidentes viales registrados en esa zona es muy preocupante. Tan solo el día 11 de febrero del presente año se dieron a conocer tres accidentes en la misma zona, provocados por las precarias condiciones en que opera actualmente dicha vialidad: grava suelta, ausencia de señalamientos viales, mala planeación en la apertura de los cruces, etcétera. No obstante la prisa por inaugurar este tramo carretero generó presión de las autoridades a las empresas contratistas para abrir la vía a la circulación, aún sin haber concluido totalmente la obra. Lo cual es muy cuestionable, pues mediante una decisión política se pone en riesgo la vida y la seguridad de los automovilistas que transitan por ahí. Máxime que dicho espacio llevaba ya meses de abandono y en unos cuantos días sin adoptar todas las medidas preventivas adecuadas se abre al tránsito vehicular.

Según se informó, la inversión del gobierno federal a través de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes suma 134 millones 622 mil pesos aplicados desde 2010 hasta la fecha, y según dicha dependencia a través del Programa de Construcción y Modernización de carreteras, se destinarán 265 millones 900 mil pesos para consolidar el Tercer Anillo Periférico. No obstante, a pesar de los importantes beneficios que traerá a la zona metropolitana esta inversión millonaria, es necesario que las diversas dependencias involucradas se apliquen de inmediato a resolver la escalada de accidentes que se han registrado en esa zona. Según datos de la propia autoridad municipal en los escasos cuatro días de operación se han registrado más de 10 accidentes. Asimismo hay que considerar que en estas fechas la afluencia de visitantes es mucho mayor debido a la celebración de las Fiestas Charrotaurinas de Villa de Álvarez. Por lo que además de establecer vigilancia permanente para que se circule entre los límites de velocidad, se debería retirar la grava suelta que constituye un riesgo latente, así como colocar señalamientos preventivos y de límites de velocidad. Aunque es probable que dada la gravedad del tema en estos momentos la autoridad haya puesto manos a la obra.

Por lo anterior, le recomiendo amable lector que si circula por este libramiento Arco Poniente tome las debidas precauciones. Si acude a divertirse a los festejos Charrotaurinos de Villa de Álvarez tome con moderación y maneje con precaución. Evite ser parte de las desafortunadas estadísticas, pero sobre todo cuide su vida y la de los suyos. Ahora bien, es probable que muchos automovilistas afectados por algún percance ejerzan su derecho a demandar a la autoridad municipal y estatal por responsabilidad patrimonial del estado por la serie de deficiencias que presenta esta arteria vial, lo que es motivo suficiente para reclamar el pago de daños. Así que en estos momentos de crisis financiera lo que menos le conviene a los municipios o al gobierno del estado es pagar indemnizaciones a los particulares a causa de omisiones en sus responsabilidades en el ejercicio del gobierno. La prevención es la mejor alternativa para este problema.

¿Tienes algo que decir? Seguir adelante y dejar un comentario!