Algo anda mal


“Algo anda mal en el gobierno estatal”, dice la oposición. Y es que resulta evidente que la serie de errores y desatinos de la administración de Mario Anguiano han provocado una interminable lista de señalamientos por sus opositores políticos. Pero más allá del interés electoral que pudiera representar para el PAN o el PRD condenar las ineficiencias o errores del actual gobierno, la simple y pura realidad debiera llamar a la reflexión al gobernador y su equipo de trabajo. Pues el asesinato de su Coordinador de Asesores Saúl Adame Barreto, y la ejecución del exgobernador Silverio Cavazos, que aún no ha sido esclarecida, solo son la cúspide de la problemática. A ello deben sumarse los resultados que arroja el análisis de un medio local que dice que en el primer trimestre del año se han triplicado los homicidios, y se han incrementado significativamente los robos.

Por otro lado, el procedimiento de elección de los nuevos consejeros del Instituto Electoral del Estado señalado por la falta de transparencia, y por haberse integrado por primos, amigos, excuñados, parientes y personas fieles al PRI, ha evidenciado que no solo el PAN y el PRD manifestaron su inconformidad por la simulación, sino también la sociedad civil que deseaba ser tomada en cuenta para integrar dicho órgano ciudadano. Aunado a la incompetencia y opacidad del bloque oficialista en el Congreso del Estado. Que no solo ha sido comparsa en el tema de los consejeros electorales sino que ha dado muestras de falta de talento e imaginación, como en el caso de la tenencia y el placazo, que una vez eliminado el impuesto a nivel federal, decidieron convertirlo en impuesto estatal y continuar con ese cobro injusto que ha dañado las finanzas ciudadanas, a pesar de los supuestos descuentos que se aplicaron. Privilegiando el gasto del gobierno a costa de los ciudadanos. Sin considerar la falta de transparencia que ha caracterizado a los gobiernos priistas, otrora creadores de la partida secreta. Como el caso del alcalde Ignacio Peralta que ha realizado onerosos viajes al extranjero sin entregar resultados tangibles a los ciudadanos, salvo los premios de papel que constantemente recibe, pero que solo sirven para ser enmarcados en su egoteca personal. Y los señalamientos por cuantiosas inversiones como la pista de hielo y las luces navideñas, considerados gastos poco prioritarios para la población. Sin contemplar los señalamientos de corrupción y desvío de recursos de funcionarios de su administración.

Además, se denunció recientemente que el gobierno estatal, a través de la Secretaría de Finanzas, incrementó de un año para otro las tablas de contribuciones que pagan los pequeños comerciantes hasta en un 300 por ciento, y en estas condiciones, habrá pequeños comerciantes que no podrán pagar estos impuestos y van tener que cerrar sus negocios, pues deben pagar también electricidad, agua, renta y en algunos casos, sueldos de empleados, los que no son deducibles, y que resulta gravoso para ellos y podría obligarlos a cerrar sus “changarros” o dedicarse a delinquir, se dijo. Incluso la reciente polémica por utilizar más de 28 millones de pesos de dinero publico (impuestos de los ciudadanos –quizá de esos obtenidos por la tenencia y el placazo-) para beneficiar a particulares con la construcción de la prologanción Ignacio Sandoval, lo que evidencia “una inmoral relación de negocios entre un grupo político y algunos empresarios”. Caso que ha dejado mucho que desear, considerando que en otras colonias ni siquiera hay calles. Pero además, esto contradice la concepción de que se tiene un gobernador que viene de abajo y que se preocupa por los pobres, pues en lo hechos demuestra inclinación por asuntos poco trascendentes para las clases desprotegidas.

La pobre defensa del PRI, en estos casos, a través de su dirigente estatal Martín Flores ha sido que la oposición politiza los temas, cuando lo que hacen los políticos es precisamente política, quizá lo que debió decir es que se partidizan los temas, cosa muy diferente. Como el caso de la denuncia del presidente la Asociación Colimense de Jubilados y Pensionados sobre un apoyo de 700 pesos, que está dando el Gobierno del Estado a los jubilados y pensionados del ISSSTE, sin que nadie sepa nada al respecto y el Congreso del Estado haya aprobado la partida (8 millones de pesos).

Pero el dirigente priísta se ha dedicado a disparar acusaciones contra el gobierno federal, en la línea de su desafortunado dirigente nacional. Utilizando el gasolinazo como una mera estrategia de golpeteo propagandístico sin realmente hacer suya la causa, pues de haberlo hecho bien podrían haber impedido el nuevo incremento del combustible, desde la Cámara Baja, donde son mayoría. “Pero está claro que estos temas son para la propaganda política, no para la política parlamentaria”. Incluso, recientemente, ha recurrido al pobre argumento de denostar a un distinguido cuadro panista por anunciar su regreso a Colima. Y en otros casos ha acudido incluso a inventar premios de sus organizaciones afines para entregarlos a los priistas mas cuestionados y de esa forma mitigar los efectos, montaje que solo demuestra que entre los priistas todo se perdonan y todo se cubren. En fin, poco le ha ayudado el PRI al Gobierno del Estado.

¿Tienes algo que decir? Seguir adelante y dejar un comentario!