A toro pasado

Sosa

El 4 de enero de este año, la entonces coordinadora de la mayoría panista en el Congreso del Estado, aseguró que era falso que los diputados “nos vayamos a subir el sueldo”. Lo anterior debido a que el presupuesto anual del poder legislativo se incrementó de 88 a 103 millones de pesos, es decir, 19 millones de pesos más para el 2016. Diversos medios registraron la noticia, pero la información era escasa para confirmar un posible aumento de las percepciones de los diputados y el apartado de transparencia de la página web del Congreso no estaba actualizado. Así que no era posible conocer más allá de los datos registrados en el presupuesto de egresos. Seis meses después ha sido puesta al día la información de la página web y nos damos cuenta que en realidad, los diputados mintieron.

Ya que los tribunos se aumentaron alrededor de 20 mil pesos a la dieta, 50 mil pesos al concepto de “previsión social múltiple”, 2 mil más para gasolina y 15 mil pesos para el Fondo de Ahorro, lo que en total implica un aumento de alrededor de 90 mil pesos mensuales adicionales a lo que ganaban sus antecesores. Así que, actualmente, sus percepciones ascienden a más de 200 mil pesos mensuales. Esta es información que usted puede corroborar en cualquier momento en el sitio de internet del referido Congreso del Estado. No obstante, queda en evidencia que los diputados no “actualizaron” la información hace seis meses porque sería manifiesto su doble discurso, y al día de hoy, como se dice “a toro pasado” ya no tendría la atención mediática ni el impacto social suficiente para afectar su imagen. Es decir, han consumado el lance cuando el toro ya pasó y no ofrece peligro alguno.

No obstante, resulta significativa esta información porque en el discurso los diputados han pugnado por la transparencia y rendición de cuentas, pero en los hechos han ocultado información que los involucra directamente en la decisión de aumentarse el sueldo casi al doble, en un contexto de crisis financiera y precariedad social. Inclusive, el aumento a la partida de “previsión social múltiple” que se supone tiene el objetivo de brindar apoyo económico a gente de escasos recursos que acude al congreso, tuvo un impresionante incremento de 50 mil pesos mensuales para prácticamente triplicar este recurso. Esto significa que los 25 legisladores en conjunto estrían brindando apoyos sociales por cerca de 2 millones de pesos mensuales, lo que en realidad constituye una poderosa herramienta para promover redes clientelares y asegurar la reelección legislativa.

Cierto analista internacional sugería que para conocer los verdaderos intereses de los políticos había que seguir el curso del dinero, es un indicador que regularmente no falla. Es decir, allá donde se dirigen los recursos ahí es donde está el verdadero interés. Así que esto demuestra que los intereses de la clase política colimense van dirigidos a enriquecerse en el servicio público y cobrar muy caro sus servicios a la ciudadanía. Atrás quedó la expresión republicana del benemérito de las Américas que aconsejaba a los funcionarios públicos “resignarse a vivir en la honrosa medianía”. Parece que, en estos tiempos, se ha puesto de moda aumentarse el sueldo y de paso, ocultarlo a la ciudadanía hasta que “el lance ya no ofrezca peligro alguno”.

A continuación una imagen comparativa del incremento autorizado.

DietasDip

1 Cmentario

  • Con estas acciones jamás lleagarenos a la consolidación democrática, el principio de transparencia fue violado por nuestros diputados al elegir la opacidad y demostrarnos que se pueden reír de nuestras carencias mientras ellos viven con todas las comodidades. Ciudadano despierta, pidamos cuentas a estos diputados y sobre todo hagamos un movimiento para bajarles el sueldo a base de presión social. Que sepan lo que es ganar el salario mínimo.

¿Tienes algo que decir? Seguir adelante y dejar un comentario!