A dos años, el caos

Demonstrators burn a sign with a photograph of Mexico's President Enrique Pena Nieto during a protest in support of the missing 43 trainee teachers in Mexico City

A dos años de que Enrique Peña Nieto asumió la Presidencia de la República las cosas van de mal en peor. El discurso triunfalista de hace unos meses, en el que se ufanaba del Pacto por México, y con ello, de la conclusión del proceso de 11 reformas estructurales, ya ha quedado prácticamente en el olvido. La crisis generada por la desaparición de los 43 estudiantes normalista de Ayotzinapa Guerrero, acompañada de la ejecución de 15 personas por parte de miembros del ejército en Tlatlaya, Estado de México, agravado por la investigación periodística de Aristegui Noticias sobre la compra de una lujosa residencia en la Ciudad de México valuada en 86 millones de pesos, ha indignado a millones de mexicanos. Lo anterior se refleja en la última encuesta de aprobación del ejecutivo federal, en la que 6 de cada 10 entrevistados rechazan su gestión de gobierno. Es el peor nivel de impopularidad para un presidente mexicano en 19 años, señalan medios internacionales.

En este contexto hay que destacar que uno de los errores de Peña Nieto fue creer que la inseguridad era un problema que su antecesor había sobredimensionado y que para minimizarlo le bastaría con una estrategia mediática. Subestimó la capacidad del crimen organizado para provocar una crisis nacional como la que se vive actualmente. Y aún con la detención del alcalde de Iguala y la dimisión del gobernador de Guerrero, el clamor de las familias no se detendrá hasta que aparezcan con vida los jóvenes normalistas. De no ser así, el creciente clamor popular exige cada vez con más fuerza la renuncia del presidente. Ya no lo salva ni el “Decálogo de medidas contra la inseguridad, la impunidad y la corrupción”, ni cualquier otro anuncio espectacular porque se trata de más promesas, cargadas de discursos y palabras que quedan en buenas intenciones y no se reflejan en acciones concretas a favor de los mexicanos.

Y es que la realidad desmiente día con día el discurso oficial, pues el gobierno carece de una estrategia clara para combatir la inseguridad, y el Presidente de la Republica como jefe de Estado, titular de la administración pública federal y comandante supremo de las Fuerzas Armadas mexicanas, debe asumir la responsabilidad de trabajar por la tranquilidad de todos los mexicanos. Como en el caso de Ayotzinapa debió tomar las medidas necesarias para evitar y reprimir la participación u omisión de sus subordinados, sean militares o policías o agentes federales, en la desaparición forzada de los estudiantes, que desde finales de abril de este año habían recibido informaciones por parte de la Fiscalía de Guerrero de desapariciones y asesinatos en las que estaban involucrados diversos funcionarios municipales, coludidos con el crimen organizado.

Así que el balance de dos años de gobierno para el mandatario priístas es más que desastroso, pues toda su agenda reformista se ha visto opacada por la falta de acciones para combatir la criminalidad, y sus yerros, complicidades y desmesuras lo evidencian como un mandatario del viejo régimen priísta que ha regresado para revivir las peores épocas del pasado. Es un Presidente sin credibilidad, porque en lugar de combatir la corrupción la reproduce desde el gobierno; porque las acciones que criticó de gobiernos anteriores ahora, con el mayor cinismo, dice que deben permanecer; porque las promesas que firmó en campaña ahora dice que deben revisarse más a detalle antes de ser implementadas. En resumen, a dos años: el caos.

Vota este 7 de diciembre

Este próximo 7 de diciembre te invito amigo panista a que vayamos todos a votar con la convicción de construir juntos un partido mejor. Asumamos la responsabilidad que implica pertenecer a un gran partido político, por eso te pido que no permitas que por las arbitrariedades y abusos de unos cuantos sigan saliendo de Acción Nacional más hombres y mujeres valiosos, ni dejes al partido en manos de quienes se sienten dueños de la institución y la dirigen para sus propios fines. El futuro de Acción Nacional es responsabilidad de todos! Te invito a votar por Raúl Arredondo Nava para Presidente del Comité Municipal Colima. ‪#‎YoAmoAlPAN ‪#‎VotaXElCambio7diciembre. Estoy a sus órdenes, amable lector, en Facebook o Twitter, a través de las cuentas: José Cárdenas y @PepeCardenas6, respectivamente, o en mi blog: www.deficcionesyrealidades.com.mx

¿Tienes algo que decir? Seguir adelante y dejar un comentario!